¿Por qué nos cabreamos tanto?

CARACTERÍSTICAS DE LOS NIÑOS CON BAJA Y ALTA AUTOESTIMA
27 febrero, 2019
JORNADAS DE ATENCIÓN TEMPRANA EN TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA
13 marzo, 2019
Mostrar todos

Nuestro psicólogo, Mario García, nos habla en este artículo acerca de la ira. ¿Por qué la sentimos tan a menudo? ¿Qué podemos hacer para relacionarnos mejor con esta emoción?

La ira es una de las 5 emociones básicas (alegría, tristeza, miedo, asco e ira). Aunque nos resulte extraño, esta desagradable emoción tiene una gran utilidad adaptativa, pues nos impulsa a hacer frente a estímulos amenazantes. Probablemente, sin ella no hubiéramos sobrevivido como especie. Sin embargo, actualmente hay muy pocas situaciones que supongan una amenaza real. Las cosas por las que nos enojamos son más bien pequeños contratiempos o dificultades. Y en esas ocasiones enfadarnos no sólo no es de utilidad, sino que dificulta notablemente la situación.

No te preguntes qué tiene que cambiar por fuera para hacerte sentir bien.

Pregúntate que tienes que cambiar por dentro para dejar de perturbarte.

Además, cuando nos detenemos a examinar la ira, encontramos que suele esconder grandes dosis de dolor. Esta emoción normalmente proviene de deseos no cumplidos, necesidades insatisfechas, expectativas que no se llevan a cabo, sensaciones de incomodidad, etc. Es por ello que, más que ocuparnos en reprimir y acallar nuestra ira, resulta adecuado indagar en nosotros mismos para averiguar cómo la estamos generando. ¿Qué hay en nosotros que reacciona con enfado? ¿Nos sentimos inseguros? ¿Estamos exigiendo algo? ¿Esperábamos algo más de la situación? ¿Teníamos ciertas expectativas? ¿Existe alguna necesidad insatisfecha? ¿Algún deseo frustrado?

¿Qué podemos hacer con la ira?

Luchar contra la ira e intentar reprimirla solo aumenta nuestro conflicto interior, lo cual produce aún más ira. Relacionarnos de manera adecuada con esta emoción requiere de ciertas habilidades:

  • Reconocerla como algo nuestro, dejando de culpar a los demás o las circunstancias que nos rodean.
  • Responsabilizarnos de ella, entendiendo que la estamos generando nosotros por nuestra manera de percibir la realidad y de relacionarnos con ella.
  • Distanciarnos de ella. No dejar que nos controle automáticamente. Permitirnos sentirla con aceptación y tolerancia, tomando así el control de nuestro interior.
  • No luchar contra ella, lo cual solo haría que aumente. Cuanto más la aceptamos, menos intensa es.
  • Conversar con ella. Indagar en nosotros mismos para entender qué hay en nosotros que genera ira y perturbación.

 

 

 

MentSalud
MentSalud
Clínica de Psicología y Psiquiatría MENTSALUD. Disponemos de un equipo de profesionales multidisciplinar: psicólogos, psiquiatras y neurólogos. Situada en pleno centro de Murcia, disponemos de unas extensas instalaciones para tratar a nuestros pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies