Algunas claves para fomentar el autocuidado personal

celos patológicos
Cómo aprender a distinguir los celos patológicos
8 febrero, 2021
Efecto espectador
“Efecto espectador” o la teoría de la difusión de responsabilidad
19 febrero, 2021
Mostrar todos
autocuidado

El término salud mental ha cobrado una gran importancia este último año, especialmente durante el periodo de confinamiento domiciliario de los meses de marzo y abril. En este artículo te vamos a dar algunas claves para fomentar el autocuidado personal.

Atrapados como estábamos en la vorágine de una vida activa, en la que apenas teníamos tiempo para pensar en nosotros mismos, nos encontramos de repente con una realidad bien distinta. A pesar de que este periodo resultaba prácticamente impredecible, todos intentamos esforzarnos para adecuar nuestras rutinas a la nueva situación.

No fueron pocos los profesionales de la Psicología y la Psiquiatría que hablaban de pautas de autocuidado personal, para preservar al máximo nuestra salud mental. Muy pronto cumpliremos un año de aquel (inolvidable) confinamiento domiciliario, y la sociedad ha cambiado en lo que a la salud mental se refiere.

Somos más conscientes de que algunos problemas no se ven, pero están ahí. No obstante, todavía muchas personas se encuentran perdidas en lo que a pautas de autocuidado personal se refiere. Entendemos por autocuidado la práctica regular de un deporte que disfrutemos, el contacto saludable con nuestros seres queridos y dormir ocho horas.

Cómo fomentar el autocuidado personal

En este artículo queremos hablar de otras claves fácilmente adaptables a la rutina para fomentar nuestro autocuidado personal.

Rutinas saludables

  • Planea desayunos sanos y deliciosos. A veces nos cuesta mucho trabajo madrugar por las mañanas, pero si haces el esfuerzo de levantarte diez minutos antes tendrás tiempo de prepararte un desayuno completo y delicioso: fruta, tostadas, aguacate, cereales… y por supuesto, un buen café para enfrentar la mañana con más energía.
  • Organiza y planifica tu semana, pero no de manera estricta. Por ejemplo, es buena idea hacerte con una agenda o un planificador y apuntar las tareas que necesitas llevar a cabo y una idea aproximada de cuando quieres hacerlas. No se trata de seguir a rajatabla un guion, sin espacio para la improvisación. Se trata más bien de evitar la amarga sensación de “no saber por dónde empezar”.
  • Prioriza. A veces, la rutina y las tareas diarios nos absorben y llegamos al final del día sin haber aprovechado ni un solo momento para nosotros. Una buena organización de las prioridades diarias puede ayudarnos a sacar estos momentos tan necesarios para nuestro autocuidado.
  • Presta atención a los elementos del día a día que te producen malestar y busca actividades que lo reduzcan. Por ejemplo, si cada día sufres un atasco en la autovía camino al trabajo, es fácil que tu humor empeore notablemente desde bien temprano. Practica mindfulness en el coche y lleva siempre contigo música que te agrade. Posiblemente no consigas salir del atasco antes, pero ese tiempo invertido será de calidad y favorecerá tu estado anímico.
  • Practica la asertividad. A veces creemos que todo irá mejor si evitamos conflictos con las personas que nos rodean. Nos cuesta trabajo aceptar que el conflicto forma parte de la vida y de las relaciones humanas. En ocasiones, adoptamos posturas y respuestas pasivas ante los demás como forma de preservar las relaciones, y en el camino abandonamos nuestras propias necesidades. La asertividad nos ayuda a emitir respuestas adecuadas a las situaciones, respetando la postura de los demás, pero también la nuestra.
  • No siempre somos capaces de mantener un pensamiento positivo ante las adversidades del día a día y no pasa nada. Acepta las emociones que vayas experimentando en cada momento y vívelas, permítetelo. En ocasiones podemos llegar incluso a sentir culpabilidad por no encontrarnos bien o por no tener ganas de hacer alguna cosa. Una parte fundamental del autocuidado es el respeto emocional a uno mismo.
  • En relación con el punto anterior, di que no. Di que no cuando necesites hacerlo. Di que no cuando no te sientas preparado y di que no si algo no te gusta o si algo no te sienta bien. Incluso ante planes apetecibles u ofertas irresistibles podemos permitirnos decir que no, si en ese momento necesitamos hacerlo.

Gracias por leer nuestro artículo sobre claves para fomentar el autocuidado personal de MentSalud.

MentSalud
MentSalud
Clínica de Psicología y Psiquiatría MENTSALUD. Disponemos de un equipo de profesionales multidisciplinar: psicólogos, psiquiatras y neurólogos. Situada en pleno centro de Murcia, disponemos de unas extensas instalaciones para tratar a nuestros pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *