DUELO EN LA INFANCIA

doctor jose maria y carlos sanchez
EJERCICIO FÍSICO Y SALUD MENTAL
22 junio, 2020
afecciones cerebro psicologia murcia
NEUROPSICOLOGÍA DE LA ESQUIZOFRENIA PARANOIDE
7 julio, 2020
Mostrar todos
psicologos murcia autoestima

Los niños de cualquier edad echarán de menos al ser querido que muere. Algunos niños expresan su dolor y pena con más facilidad que otros, esto también depende de la edad, el entorno familiar, la forma de dar la noticia y las circunstancias de la pérdida. Hablar de la muerte es difícil, ya que implica dolor, luto y sufrimiento.

El final de una relación supone una pérdida, en el caso de los niños estas pérdidas pueden ser:

  • La muerte de su mascota.
  • Perder a sus amigos por cambio de colegio o ciudad.
  • Pérdida de la casa conocida.
  • Ausencias prolongadas o abandono de los padres.
  • Muerte de los abuelos.
  • Muerte de los padres.
  • Muerte de un familiar o amigo.
  • Un divorcio.

Cualquier situación que suponga una pérdida causará pena, y cuanto más estrecha es la relación que el niño/a mantenía con quien ha perdido, más intensa será esa pena. Es importante no obviar ni comparar este sentimiento tan profundo. Esta es una reacción normal y natural, el problema se encuentra en que la mayor parte de la información adquirida a lo largo de nuestra vida sobre cómo hacer frente a una pérdida o a una muerte no es ni normal ni natural en la mayoría de los casos.

¿Cómo comunicarles a los niños la muerte?

Sea cual sea la edad del niño es importante cuidar y adaptar el lenguaje y el contenido del acontecimiento a su nivel de desarrollo.

En las edades comprendidas de los 2 a los 5 años es muy importante cuidar el lenguaje a la hora de comunicarles la noticia, en esta edad se interpreta todo de forma muy literal, perciben la muerte como algo temporal, similar a la forma de dormir. 

De los 6 a los 9 años existen más habilidades para comprender la muerte y sus consecuencias. Saben que la muerte es definitiva y que el fallecido no volverá. Aunque sean más capaces de aceptar la pérdida necesitan ayudan para afrontarla y comprender algunos pensamientos que les puede sobrevenir.

De 10 a 12 años, saben que la muerte es permanente y su concepto se asemeja al de los adultos. Pueden captar el significado de los rituales, comprender como ocurrió la defunción y entender el impacto de la pérdida. Aún así, pueden tener preguntas de aspectos culturales o religiosos que no tienen del todo claro y, sobre todo, sobre su futuro.

A pesar de que estas son las edades más comunes en las que se desarrolla dichas habilidades y conocimientos, hay que tener en cuenta que no todos los niños tienen el mismo nivel de comprensión y adquisición del lenguaje ni de las circunstancias. Cada niño/a es diferente.

A tener en cuenta…

¿Explicarles que significa morir? Sí. El niño que convive con la verdad es más capaz de afrontar la vida. La muerte está presente en sus juegos, sus cuentos, sus películas, hechos reales etc, pero se elude la muerte como tema cotidiano y relacionado con la propia experiencia vital. Tener un concepto de la muerte elaborado ayudará a tener un espacio mental donde situar la experiencia en caso de que llegue alguna pérdida cercana. No evitará el dolor, pero si la desorientación y parte de la incertidumbre.

Es importante que el niño pueda contar con mucho afecto. Buscar un lugar tranquilo y cómodo, ser informado adecuadamente, la información debe ser clara y adecuada a su nivel de compresión, dejándole preguntar todo aquello que necesite. 

Ser escuchado con atención. El niño necesita a alguien con quien expresar sus emociones, dudas, miedos, preocupaciones, fantasías, temores, necesidades…

Sentirse incluido e implicado, ofreciendo sin forzar su presencia y participación en rituales de despedida. 

Respetar sus espacios, sus momentos, tener oportunidad de recordar (si quiere ver fotos, ropa, escuchar una canción que le recuerde al ser fallecido etc).

Volver a las rutinas habituales y evitar cambios sobreañadidos.

Si las personas responsables del menor no son capaces de ayudarles a gestionar el duelo o se encuentran sobrepasados ante preguntas o situaciones que no saben abordar, siempre podrán pedir ayuda externa. El psicólogo infantil podrá facilitar recursos suficientes para apoyar a las familias y niños en duelo.

Información recogida y adaptada de:

“El duelo en la infancia”. Cristina García. Edúkame Contenidos S.L.

“El duelo en los niños” Facultad de Medicina de la Universidad de Lleida, 2015.

“Cuando los niños sufren”. John W.James , 2002.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *