Qué es el efecto halo y cómo nos influye

El complejo de Cassandra y la profecía autocumplida
9 enero, 2021
PSIQUIATRA en Murcia: Doctor Don José María Salmerón
El incremento de la psicopatología durante la pandemia de COVID-19
15 enero, 2021
Mostrar todos
Efecto halo

El famoso efecto halo surge a raíz de las investigaciones de Edward Thorndike, uno de los psicólogos más famosos del siglo XX. Este investigador interrogó a oficiales del ejército acerca de algunos de sus subordinados y observó que cuando valoraban de forma positiva una cualidad en particular. El resto de la valoración tendía a ser positiva. Sucedía algo similar a la inversa, es decir, si valoraban de forma negativa una cualidad o aspecto del subordinado, la valoración general tendía a ser negativa. Denominamos efecto halo al fenómeno cognitivo que consiste en generalizar una o varias cualidades a partir de la valoración de un aspecto en concreto de una persona, organización, objeto o grupo.

Qué es el sesgo confirmatorio y cómo se relaciona con el efecto halo

Otros estudios, no exentos de cierta polémica, afirman que el atractivo físico es uno de los atributos que más favorecen el efecto halo. Este efecto es otro de los denominados como sesgos cognitivos, ya que puede interferir en nuestra capacidad para valorar un elemento en su totalidad. Otro sesgo cognitivo íntimamente relacionado con el efecto halo es el llamado sesgo confirmatorio. Nuestro cerebro tiende a simplificar la realidad, por eso este efecto nos ayuda a potenciar la confirmación de nuestra primera impresión sobre algo o alguien.

En marketing y publicidad este efecto es ampliamente conocido y empleado. Por ejemplo, a la hora de vender las propiedades de una crema hidratante facial, el packaging o envase de esta jugará un papel importante a la hora de atraer la atención de los consumidores. Muchas marcas tienen muy presente la imagen que desean trasmitir a los consumidores. Incluso cambian el color del envase en función de si el producto está dirigido a adolescentes, jóvenes, adultos, hombres o mujeres.

Pero, ¿por qué el cerebro utiliza el efecto halo?

No obstante, aunque el efecto halo y el sesgo confirmatorio parecen favorecer que las personas emitamos continuamente juicios de valor sobre todo lo que nos rodea. No tenemos por qué interpretar este hecho como algo negativo. El cerebro necesita, como medida de seguridad y adaptación, hacerse una idea de los elementos que nos rodean. Si bien nuestras suposiciones e inferencias iniciales pueden estar equivocadas, proporcionan al cerebro cierta tranquilidad.

¿Podemos evitarlo?

El efecto halo, como comentábamos en el párrafo anterior, forma parte de nuestro cerebro, de nuestra interpretación de la información del entorno. Si bien es difícil evitar nuestras primeras sensaciones ante una persona o un producto nuevo, podemos tomar consciencia de este sesgo cognitivo a la hora de hacer nuestras valoraciones y antes de sacar nuestras propias conclusiones.

Gracias por leer nuestro artículo sobre el efecto halo de MentSalud.

MentSalud
MentSalud
Clínica de Psicología y Psiquiatría MENTSALUD. Disponemos de un equipo de profesionales multidisciplinar: psicólogos, psiquiatras y neurólogos. Situada en pleno centro de Murcia, disponemos de unas extensas instalaciones para tratar a nuestros pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *