¿Queremos dejar de fumar?

clinica psiquiatra toledo pr
La timidez en la infancia
22 diciembre, 2017
¿Qué podemos hacer cuando los niños y niñas no quieren desayunar?
15 enero, 2018
Mostrar todos
terapia de pareja en molina de segura

Año Nuevo, vida nueva, es un dicho popular. En esa “vida nueva” que pretendemos hacer, frecuentemente se incluye el propósito de dejar de fumar.

Está claro que hoy día, ya no vale excusarse en la ignorancia del daño que el tabaquismo ocasiona, lo perjudicial que resulta para nuestra salud y también para la de quienes nos rodean.

La Organización Mundial de la Salud, Ministerios de Sanidad, Investigaciones Científicas, etcétera, hacen un llamamiento claro y unánime que resumen de forma breve: “fumar perjudica gravemente su salud”.

Dada la evidente relación causa- efecto entre el tabaquismo y su nocivo efecto sobre la salud se imponen reglas para tratar de persuadir a los consumidores de tabaco y a la sociedad en general, del perjuicio que supone el tabaquismo. El hecho de ser una adicción sumamente extendida, y hasta  hace muy pocos años, socialmente aceptada, ha hecho que sea  más difícil la deshabituación de los consumidores.

Nuestra compañera Marta Rubio nos explica en estas líneas, algo más acerca del tabaquismo y el porqué puede ser difícil dejar de fumar.

La mayoría de fumadores cree que quien ha dejado el tabaco, ha sido a base de mucha fuerza de voluntad. Sin embargo, la fuerza de voluntad no existe en términos de “capacidad psicológica” y no es exclusivamente, lo único que cuenta a la hora de dejar una adicción.

La decisión de una persona de dejar de fumar, tiene que ver más con motivos y razones concretas, y con una toma de decisiones personales, que con una medida de su “fuerza de voluntad”.

Cuando una persona se decide a dejar de fumar, debe ser consciente de las ganancias y las pérdidas que le va a suponer la decisión que está tomando. La persona que decide dejar de fumar, ha de entender que no solo su voluntad le va a hacer conseguir su propósito; es imprescindible también tener una motivación.

Podemos brevemente señalar cuáles son algunos de los motivos para dejar de fumar.

Según algunos estudios, la principal razón que encuentran los fumadores para dejar la adicción, son los problemas de salud, (actuales o futuros), y el miedo a las enfermedades relacionadas con el tabaco. Por detrás de estas motivaciones suelen estar las presiones sociales, (por ejemplo en el ambiente laboral), o el dar un buen ejemplo a los niños, la presión familiar para cuidar la salud y el no molestar con el tabaco a la convivencia.

Después de estas razones, el ahorro económico es un motivador inmediato, pero no siempre es una razón suficientemente poderosa para hacer que la persona se decida definitivamente a dejar de fumar.

A pesar de todas estas razones….¿son suficientes para que la persona consiga dejar la adicción?

No siempre es así; tener un motivo es el primer paso fundamental para dejar una adicción; durante todo el proceso de deshabituación, la persona se encontrará con dificultades que pondrán en riesgo el  éxito de su decisión. Frecuentemente, esta decisión tomada con una motivación poderosa y con una voluntad fuerte, requiere del soporte y de la ayuda de un especialista en tabaquismo, que le ayudará en las dificultades que durante todo el proceso puedan aparecer.

 

 

MentSalud
MentSalud
Clínica de Psicología y Psiquiatría MENTSALUD. Disponemos de un equipo de profesionales multidisciplinar: psicólogos, psiquiatras y neurólogos. Situada en pleno centro de Murcia, disponemos de unas extensas instalaciones para tratar a nuestros pacientes.

1 Comment

  1. Amor dice:

    Quiero dejar de fumar pero siempre terminó cayendo.Y otra vez a intentarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *